7. La primera impresión es decisiva